Actualidad Andalucía España Política Política Nacional

El tercer delegado de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía dimite por ser investigado por pertenencia a grupo criminal y estafa

Miguel Martín León, el nuevo y tercer delegado de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía, presenta su dimisión por ser investigado en una querella criminal que Fleshlight presentó en 2015 contra él. 

Miguel Martín León ha presentado su dimisión cinco días después de sustituir a Marta Escribá que fue cesada por el Gobierno andaluz. Martín León reconoció a las 17 horas de ayer que estaba siendo investigado por una querella criminal que la empresa de Dos Hermanas Fleshlight International había presentado contra él hace cinco años.

El ya ex-delegado de Educación y Deporte está procesado por pertenencia a grupo criminal, estafa continuada, falsedad documental y apropiación de aproximadamente 40.000 euros que la empresa de juguetes eróticos entregó para patrocinar un equipo de baloncesto masculino. Aún así, el dinero fue destinado a la asociación deportiva Anima Vitae, según la querella.

Miguel Martín León ha admitido que confesó a Javier Imbroda, actual Consejero de Educación de la Junta que le habían presentado una querella por estafa pero cuando se le propuso asumir el cargo de delegado no le explicó que el proceso aún no estaba cerrado. Según Martín León: «sinceramente yo pensaba que estaba terminado, ya no le presté atención». Así pues, queda explicado el porqué de su nombramiento a pesar de incumplir el Código Ético de Ciudadanos que prohibe que un imputado pueda ocupar un cargo público.

Desglosando la querella

La querella fue presentada por la empresa de Steven Shubin, Fleshlight Internacional, en 2015. Esta empresa se encuentra en el pueblo sevillano de Dos Hermanas y es una de las principales productoras mundiales de vaginas de plástico. La empresa había acordado patrocinar a un equipo de baloncesto masculino con 42.000 euros, un dinero que se iba a destinar a la publicidad. La querella viene dada por el desvío de ese dinero, presuntamente, a la asociación Anima Vitae, y una parte a dos hermanos del delegado.

La Fiscalía considera que los delitos son estafa continuada y pide para Miguel Martín León, el responsable de la asociación deportiva beneficiaria y otros acusados, dos años y seis meses de cárcel. Más allá de la posible condena también se ha pedido una indemnización de 37.916 euros para el presidente de Fleshlight Internacional, Steven Shubin. La empresa, en cambio, pide para Miguel Martín León dos años de cárcel por pertenencia a un grupo criminal, cinco años por estafa continuada y un año de prisión y inhabilitación para el derecho a sufragio pasivo por la falsedad documental.

La respuesta del delegado de Educación y Deporte

Miguel Martín León, a pesar de presentar su dimisión, no entiende el porqué de la querella y se defiende diciendo que solo fue entrenador del equipo de baloncesto durante tres meses en 2012. Confiesa: «yo no cobré nada como entrenador porque fue algo voluntario. De hecho fue una de las condiciones que me puso la Federación Española de Baloncesto«. Aparte ha declarado que tuvo que abandonar el equipo antes de acabar la temporada porque «tenía entonces dos niños pequeños, seguía trabajando en la Federación y los entrenamientos eran tarde. El equipo empezó a perder y hablé con el presidente porque me di cuenta de que no había conseguido enganchar al equipo y me marché».

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: