Connect with us

Actualidad

Cómo disfrutar del buen vino estas navidades

La navidad es una época del año en el que más se regala un buen vino. Vinos que vienen en cestas navideñas de empresas o en cestas que nos tocan en sorteo para poder tomar en nochebuena o nochevieja rodeados de nuestros familiares y amigos. Toda botellas es una inversión y por lo tanto como el resto de comida que comemos debemos cuidarla a una adecuada temperatura para que esta no se ponga mal.

El vino es una bebida que continuamente esta evolucionando. Cuidar su temperatura de servicio es sinónimo de placer, es sinónimo de ser agradable. Pero no en la mayoría de restaurantes o casas estos se conservan en condiciones y temperaturas adecuadas.

Un buen vino como el que nos podemos comprar en vivaelbuenvino.com, o que podemos ver en esta guía debe seguir unas recomendaciones. No se trata de glamur, se trata de química elemental.

Es importante tener en cuenta que un vino demasiado frio provoca que se elimine la expresión de los aromas en los vinos blancos mientras que en los vinos tintos esto crea que parezcan demasiados duros y ásperos para el paladar. La capacidad olfativa de estos al estar fríos se pierde.

En cambio, un vino tinto con una temperatura demasiado elevada genera que este sea demasiado alcohólicos mientras que a los blancos se les deja sin elegancia. Los sabores ácidos se ven aumentados en estos por lo que hay que tenerlos en un punto intermedio de frescor. El calor provoca la sensación contraria que se quiere generar con el vino, exalta las sensaciones.

Podemos ver una guía aquí donde informarnos sobre los mejores vinos existentes en el mercado, siempre los mejores con calidad española. Además, podemos observar algunos de los mejores sacacorchos con los que descorchar fácilmente.

Los vinos blancos jóvenes se deben tomar a una temperatura entre seis y ocho grados debido a que estos son más ácidos que los tintos y se deberá enfriar para que su acidez sea placentera en el momento que se beban. Lo mismo les pasa a los vinos espumosos, especialmente el champaña que se tiene que beber a la misma temperatura debido a esta alta acidez.

Aquellos vinos blancos que tienen una fermentación maloláctica se deben de mantener a una temperatura de diez y doce grados al no ser tan ácidos. Igual pasa a los rosados ya que tienen la frescura de un blanco pero con los matices aromáticos de los tintos.

Los vinos tintos jóvenes al ser más astrigentes se deberán de mantener a una temperatura de catorce o dieciséis grados. Un poco más elevados, entre dieciséis y dieciocho debido a su madurez los vinos tintos maduros.

Un buen vino a una temperatura correcta, no afectará dramáticamente a la forma que este huele y sabe. Servirá para obtener la mejor experiencia del mundo.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Actualidad

A %d blogueros les gusta esto: