Inicio Actualidad Sigue nadando, ‘Pescaíto’

Sigue nadando, ‘Pescaíto’

0
https://www.flickr.com/photos/protographer23/250593029

Hace 17 días que España se encogía con la desaparición de Gabriel Cruz Ramírez, un pequeño de 8 años natural de Almería

Al niño se le perdió la pista cuando salía de la casa de su abuela paterna en Las Hortichuelas (Almería) para dirigirse a casa de sus primos, a tan solo 100 metros de la vivienda.

El 11 de marzo las esperanzas de sus padres, Ángel y Patricia, por encontrar al pequeño vivo se desvanecieron cuando la Guardia Civil encontró el cadáver de Gabriel en el maletero del coche de Ana Julia Quezada, pareja de Ángel.

Desde ese momento, España entera ha levantado la voz y la rabia contra un asesinato que sigue sin encontrar justificación alguna. Decenas de personas se pararon enfrente de la comandancia de la Guardia Civil de Almería para gritar a mano alzada “asesina” y todo tipo de descalificativos a Quezada, a quienes algunos intentaron agredir sin éxito.

¿Por qué? Nos seguimos preguntamos la sociedad española ante este atroz crimen. La rabia nos invade sin remedio. Las redes sociales se han convertido en el ojo de todo tipo de comentarios negativos hacia la asesina. Los medios de comunicación, por su parte, han caído en un sensacionalismo que solo busca el morbo de la historia y demostrar que Ana Julia ya estaba perturbada de antes.

Sin embargo, Ángel y Patricia han demostrado todo lo contrario al mundo: entereza, fortaleza y sobre todo esperanza. Esperanza ante una humanidad que les ha arrebatado a su propio hijo. “Que nadie retuite cosas de rabia, porque ese no era mi hijo y esa no soy yo”, aseguraba en unas primeras declaraciones a COPE tras hallarse el cadáver de Gabriel.

Patricia, sin ser ella ser consciente, nos ha dado una lección de coraje y humanidad. Encontrar un aliento de esperanza y de agradecimiento a pesar de que haber pedido a un hijo no es nada fácil. Como ella misma señaló “me quedo con lo bueno, con las buenas acciones que ha hecho la gente. No puede quedarse en la cara de esta mujer y en palabras de rabia”.

“Me gustaría que quedara lo que hemos movido por Gabriel. Que todo el mundo mande un pescao bonito, con una palabra bonita a donde quiera, pero que se olviden de esta mujer, que no se merece que le demos cobertura, no se merece que hablemos con ella”, añadió.

Y es que, a pesar de este final trágico, Gabriel ha conseguido mover a un país entero. Gente de diferentes puntos del país marcharon hasta Hortichuelas para ayudar a la búsqueda del pequeño. Otra decena salía a la calle para pedir su regreso a casa. Y otros tantos lo reclamaban a través de diferentes redes sociales.

Como la madre del ‘Pescaíto’ aseguró en el funeral, sabemos que Gabriel “está ya en algún lugar con sus peces y que la bruja mala del cuento ya no existe”.

Sigue nadando y explorando el mar, pequeño, que nosotros ya nos encargaremos de mantener tu legado y enseñanza. Tal y como dice una de tus canciones favoritas, Girasoles, “El mundo está lleno de mujeres y hombres buenos”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.