Inicio Críticas Killing Eve, lo último de Phoebe Waller-Bridge

Killing Eve, lo último de Phoebe Waller-Bridge

Cuando la admiración torna en obsesión

0
Phoebe Waller-Bridge Killing Eve
Poster oficial de la serie

La nueva serie de BBC América (que se puede ver en HBO España), creada por Phoebe Waller-Bridge, es un thriller de persecuciones y obsesiones dotado de ritmo, humor negro, inteligencia e interpretaciones de gran nivel

Estamos entrando de lleno en un momento seriéfilo donde los creadores empiezan a ser figuras tan atractivas como el reparto. Incluso a veces más. Solo basta con ver los contratos en exclusiva que las grandes plataformas de streaming están formalizando con creadores de renombre como Shonda Rhimes, Ryan Murphy, Robert Kirkman o Mark Millar. Y Phoebe Waller-Bridge es uno de esos talentos al alza. La creadora de Fleabag y Crashing lleva a cabo, con su toque personal, la adaptación de la serie de novelas Villanelle Codename, de Luke Jennings. Un thriller de persecuciones y obsesiones con un peculiar vínculo de por medio, y una frescura que nos hace pasarlo muy bien viendo la serie.

Killing Eve nos cuenta, a través de 8 episodios, la historia de Villanelle, una asesina a sueldo con evidente trastorno psicópata que se dedica a viajar a lo largo del mundo cometiendo crímenes, sin relación aparente entre ellos. Pero Eve Polastri, una analista del FBI, comienza una febril obsesión y persecución de dicha asesina. Así empieza un juego del gato y el ratón donde ambas forjaran una relación obsesiva en la que están destinadas a encontrarse.

Un granito de frescura

Killing Eve no deja de tener una premisa que ya conocemos y hemos visto. Pura persecución. Pero ¿qué la hace tan interesante y adictiva? Guion. Simplemente guion. Y es que los 8 episodios se dedican a destrozar nuestras expectativas. Una tras otra. Tropo tras tropo. Waller-Bridge juega con los tópicos del genero de espías. Le da inteligencia, humor negro y ritmo a cada episodio. Nada es banal y cada dialogo tiene una doble lectura. Ayudan, claro, las magnificas interpretaciones de Sandra Oh y Jodie Cormer, pero eso lo comentaré más abajo.

Con el paso de los episodios la persecución se torna en transformación. La obsesión prematura da un vuelco en fascinación personal. Son dos mujeres muy buenas en su trabajo, por no decir de las mejores. Ambas se admiran la una a la otra sin poder evitarlo. Pero están condenadas a enfrentarse, a buscarse entre sí y a terminar la una con la otra. Poner los dos puntos de vista, asesina y perseguidora, es todo un estimulante acierto. Los personajes se van construyendo y deconstruyendo a si mismos hasta llegar al clímax. O a los clímax. Hay exactamente dos momentos en la serie que cambian todo el rumbo de sus personajes. Pero eso mejor que lo descubráis por vosotros mismos.

La serie tiene un tono diferente a lo que presenta su premisa, abocando más por la sorpresa y el humor que por la pura tensión. Pero, ojo, no quiere decir que no haya momentos de tener que agarrarse a la silla y sufrir. La realización es impecable, con un ritmo perfecto, que nos lleva a través de episodios de 40 minutos en los que ver el siguiente es casi obligatorio. Binge-watching garantizado.

Imagen de BBC América

Dos protagonistas potentes

Si por algo se sostiene la magia en Killing Eve es por sus dos personajes femeninos tan potentes. Ambas tienen química, y cuando están juntas en pantalla, es algo simplemente palpable. Dos mujeres inquietas, complejas, que se admiran pese a estar enfrentadas. Dos papeles escritos con inteligencia y ejecutados a la perfección.

En un lado tenemos a Eve Polastri, con una magnifica Sandra Oh (Anatomía de Grey). Una analista con una vida estable y estancada, obsesionada por las mujeres asesinas. Su humor y naturalidad desconcertante enamoran desde el inicio, pero es su evolución a lo largo de los episodios los que atrapan. En el otro polo, tenemos a nuestra nueva asesina favorita, Villenelle. Interpretada por una sublime Jodie Cormer (My Mad Fat Diary), es una magnética asesina con un humor muy peculiar. Una psicópata que te atrae sin poder evitarlo. No tiene remordimientos ni escrúpulos, está literalmente como una cabra, y su abanico de expresiones y recursos es simplemente abrumador.

Pero encima no están solas. Fiona Shaw (Channel Zero), Kirby Howell-Baptiste (Love) o el danés Kim Bodnia (The Bridge) completan un reparto que siempre esta a la altura de lo que sucede en la serie.  Fiona Shaw es la jefa del MI5 seca y dura en un primer vistazo, pero que cambia con el paso de los episodios. Lo mismo con el personaje de Kim Bodnia y sus encargos de asesinato. Un acierto de casting al 100%.

Imagen de Vulture

Por suerte para todos los seguidores de Killing Eve, tendremos segunda temporada. Pero bueno, esto ya lo sabíamos antes de su estreno. BBC América creía tanto en lo que tenía entre manos que encargó la segunda entrega antes de su estreno en abril. Y no me extraña, porque menudo final. ¿Qué les espera a Villenelle y Eve en la segunda entrega? Pronto lo veremos, pero, personalmente, no tengo ni idea de por dónde irán los tiros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.