Inicio Deportes Sevilla 1-0 Zalgiris: A Lituana sin los deberes hechos

Sevilla 1-0 Zalgiris: A Lituana sin los deberes hechos

0

Un espeso Sevilla no consigue concretar los múltiples acercamientos y deja la eliminatoria abierta. Banega consiguió el gol del triunfo con una obra de arte hecha falta. Amadou y el portero visitante, los mejores

Tanto la convocatoria como el once de Machín dejaba claro que la mente estaba puesta en el partido de la Supercopa del domingo. Pero por mucha final que sea, el Sevilla tiene la obligación de estar, como mínimo, en la fase de grupos de la próxima Europa League. Y esos deberes se podrían haber terminado hoy pero, por una cosa o por otra, la tarea debe de acabarse el próximo jueves en Lituania.

El encuentro comenzó con un buen ritmo. Amadou fue el mejor durante todo el partido y, junto a Banega, dieron mucha velocidad al juego en los primeros minutos. Un eléctrico Arana junto a Nolito y Pejiño se sumaron a la fiesta y todo indicaba que el Sevilla, al igual que en la ronda anterior, se encaminaba por la vía rápida. Pero con el paso de los minutos todo empezó a diluirse. Bartkus hizo un par de paradas de mérito hasta que una falta lanzada por Ever se coló por la escuadra. Sensacional golpeo del argentino, que firmó su mejor encuentro desde su vuelta de vacaciones. Antes del descanso, Vaclik sacó un mano a mano con una gran parada, y en el segundo tiempo repitió con otra gran salida. Parece, toquemos madera, que hay portero para rato.

Destacable fue el debut de Aleix con escasos tres entrenamientos. Al carrilero se le vio mucho empeño y ganas pero le faltó ser más concreto en los últimos metros. Aunque a decir verdad,  tuvo un protagonismo impropio de un recién llegado.

El segundo tiempo fue un monólogo sevillista que con falta de lucidez, pegada y un excelente Bartkus, no consiguió volver a perforar la portería rival. Machín movió el banquillo sin fortuna ya que ni Muriel, ni Ganso, ni Sarabia (que está cerca de renovar) consiguieron ampliar la renta.

El partido deja en evidencia muchas cosas. La primera es que falta un nueve que sea la referencia que tanto ansía Machín (parece ser que llegará André Silva ante la imposibilidad de firmar a Batshuayi). La segunda es que Gnagnon debe ponerse rápido en forma si quiere seguir la dinámica. La tercera es que Berrocal y Pejiño deben de curtirse aún para tener regularidad en el primer equipo. Y la cuarta es que Amadou y Vaclik dan esperanzas de que se esté haciendo una buena planificación.

El próximo partido se trata de una nueva final. Que parezca rutina demuestra la grandeza de este club. El técnico soriano reservó alguna de sus mejores bazas (Roque, Kjaer, Mudo, Navas)  para la enésima revancha contra el Barcelona. Esperemos que no haya que lamentarlo, signo de que el Sevilla certifique su pase a la Q4 en el césped artificial del estadio del Zalgiris. Mientras tanto, a disfrutar de otra final.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.